Google+

sábado, 3 de agosto de 2013

Venerar a el Agua, a TLALOC, a CHAAC

Las culturas precolombinas veneraban la naturaleza, considerando que los fenómenos cósmicos eran el resultado de acciones sobrenaturales.Sin duda, una de las deidades más respetada por distintos colectivos culturales Fue, es y será el Agua.

 Para los mexicas, son dos los dioses principales del agua, Chalchiutlicue, diosa de las aguas que se esparcen por la superficie de la tierra y de los mares. Tláloc, deidad suprema del agua, regidor de la lluvia y quien tiene su residencia en el Tlalocan, paraíso indiano del agua situado en las entrañas de la tierra. 

 Para los mayas este elemento agua y lo relacionado con ella se atribuye a CHAAC deidad representada en mascarones de prominente nariz situados en la gran mayoría de centros de asentamiento de los distintos periodos, es así como la lluvia, la brisa, los ríos, lagos, mares, cenotes etc son custodiados por este dios que para mencionarlo también, juega un papel importante como mediador entre la tierra de los mortales y el XIBALBÁ, de los señores del inframundo. 

La divinización del agua en Mesoamérica se remonta a los tiempos antiguos, como lo atestiguan las máscaras de serpentinas, hachas votivas y representaciones directas o alusivas al agua y la lluvia en el arte escultórico de los olmecas arqueológicos o si se quiere en los murales y piezas arqueológicas de Teotihuacan. Entre los nahuas mexicas el dios principal del culto al agua es Tláloc Tlamacazqui.  En algún momento de la historia, el hombre al ver al planeta en algunas cosas muy similar al hombre mismo, comenzó a tratarlo con mucho respeto, cosa que al parecer se nos olvidó. 

   En nuestro organismo, el agua ayuda a casi todas las funciones del cuerpo humano. Considerando que nuestros cuerpos son casi 2/3 agua, entender el rol importante del agua en el cuerpo puede ser una fuente de salud. A continuación mencionamos algunas de las cosas que el agua hace en nuestro cuerpo:
  • El cerebro es 75% agua / Una deshidratación moderada puede causar dolor de cabeza y mareo.
  • Se necesita agua para exhalar
  • El agua regula la temperatura del cuerpo
  • El agua transporta nutrientes y oxígeno a todas las células en el cuerpo
  • La sangre es 92% agua
  • El agua humedece el oxígeno para respirar
  • El agua protege y amortigua órganos vitales
  • El agua ayuda a convertir los alimentos en energía
  • El agua ayuda al cuerpo a absorber los nutrientes
  • El agua se deshace de los desperdicios
  • Los huesos son 22% agua
  • Los músculos son 75% agua
  • El agua amortigua las articulaciones. Y muchas, muchas funciones más, el agua no solamente es el elemento que engendra al mundo y crea al hombre, sino también le restituye la vida. Mediante un ritual de magia simpática, todos los atributos mortuorios son capaces de regenerarse y, producir por contagio un nuevo florecimiento del alma y hacer que el elegido Tlátoc llegué a habitar el lugar donde todo brota y florece allí, donde el hambre y los padecimientos no existen. Es tal el poder engendrador y regenerador de esta divinidad hídrica, que hasta la propia muerte vuelve a renacer. 
   El concepto religioso, místico, biológico, esotérico y mundano del agua es desde cualquier punto, un concepto ligado a la vida, ¿porqué no preocuparnos por su escasez ? ¿Porqué seguir contaminando los ríos, lagos, mares? Al parecer, somos los hijos ingratos de nuestra Madre naturaleza, misma que, nos arropa y alimenta con sus recursos a los cuales pareciera que es manda DESTRUIRLOS. Cuidemos nuestro entorno, cuidemos nuestro planeta, respetemos a los elementos, al final de todo el daño que hacemos, sólo no lo hacemos a nosotros mismos.